• Tel. +34 644 40 00 30
  • Granada / Valencia

Mes: abril 2019

Apoderamiento Apud Acta: qué es y tramitación

En un procedimiento judicial existen diferentes herramientas y mecanismos que se emplean habitualmente para facilitar, agilizar y mejorar los procesos de ámbito judicial.

Hoy en nuestra web vamos a ver en profundidad cómo funciona el apoderamiento apud acta, que es básicamente una forma de delegar nuestra representación a un letrado conocido como procurador.

Trámite de apoderamiento apud acta

El apoderamiento apud acta es una herramienta jurídica, que nos permite delegar la representación de una persona o entidad, en un proceso judicial a un letrado procurador.

Este apoderamiento se realiza a través de un documento llamado acta de otorgamiento. Este papel tiene el “poder” de otorgar la representación para un único propósito. Una vez el proceso finaliza, el acta de apoderamiento deja de tener validez.

¿Es necesario un procurador en todos los juicios? NO, en los juicios verbales donde las cuantías sean inferiores a 2000 euros y en los juicios monitorios, no es necesario acudir con un procurador, y por lo tanto tampoco es necesario presentar un acta de apoderamiento. De forma general se hace uso de los servicios de los procuradores en los procesos judiciales, salvo cuando se trate de alguna de las dos excepciones nombradas anteriormente, tipificadas en el artículo 23 de la Ley de Enjuiciamiento Civil que define la intervención del procurador.

¿Hay que pagar por realizar este trámite? NO, el apoderamiento apud acta es totalmente gratuito.

En un pleito jurídico, el poder que la parte encausada otorga mediante el documento apud acta al procurador, deberá ser conferido de manera personal, y la persona interesada deberá firmarlo. En caso contrario, necesitará un documento notarial para autorizar a un tercero, o un documento electrónico expedido por la Administración pública.

Apud acta significado y definición

Ya sabemos para qué sirve el apoderamiento Apud acta, ahora veamos cuál es el significado de este término en latín: apud acta es una locución latina cuyo significado es “en el mismo expediente”. Este único expediente sirve para que el representante actúe en nuestro nombre durante el proceso, de ahí la definición.

Función del procurador en un proceso judicial

La principal tarea de la que se encarga un procurador al que se le concede el apoderamiento apud acta, dentro del marco de un proceso judicial o litigio, es la de representar a una de las partes ante los Juzgados y Tribunales.

Poseen la capacidad, formación y la permisividad para anteponer los intereses de la parte para la cual trabaja, así como contribuir al desarrollo del proceso en sí mismo. ¿En qué se diferencia un procurador de un abogado? A diferencia del abogado, y aunque los dos son profesionales letrados del derecho, el procurador se encarga de representar a la parte durante el procedimiento pero no de defenderla, tarea que sí hace el abogado.

El procurador también se encarga de las notificaciones y la documentación, mientras que el abogado se centra en todo lo referente a la defensa, tanto de su preparación como del juicio.

Cómo hacer el trámite Apoderamiento Apud acta

Actualmente existen 2 formas para solicitarlo:

1. En la Sede Judicial Electrónica. La Administración estatal ha abierto un sistema electrónico para facilitar y agilizar el trámite a los ciudadanos.

Para acceder a este servicio y hacer una petición del apud acta online es necesario disponer de un DNI electrónico, un certificado digital o cl@ve, el mismo que se utiliza para realizar otros trámites administrativos de otras entidades públicas como por ejemplo para obtener el Certificado de delitos penales, para acceder a la Seguridad Social o para realizar trámites en la Hacienda tributaria.

Es muy importante destacar que este documento de representación apud acta telemático tiene la misma validez que un documento emitido y firmado en papel.

2. Acudiendo personalmente ante el secretario judicial. Sin necesidad de que acuda el procurador al otorgamiento, y además debe tramitarse el mismo día que vaya a actuar el procurador.

En el caso de que se quiera realizar el trámite con antelación, como consejo recomendamos acudir al decanato de los juzgados. Ya que si vas a las Administración de Justicia no podrás tramitarlo con antelación. De esta manera puedes permitir y adjudicar derechos de representación legal a un representante, ya sea procurador o abogado, en un pleito judicial.

Fuente: https://dudaslegislativas.com/apoderamiento-apud-acta/

La dificultad de la madre para entender y hablar español no es causa para limitar el ejercicio de la patria potestad

La Audiencia Provincial de Les Illes Balears ha dictaminado que las limitaciones de una progenitora en el conocimiento del idioma español no justifican en modo alguno una restricción del ejercicio de la patria potestad. En su sentencia 31/2019, de 31 de enero (Rec. 663/2018)  deja sin efecto el pronunciamiento del juzgado que, a instancias del padre custodio, así lo consideró.

La regla general es el ejercicio conjunto de la patria potestad, así se deriva de lo dispuesto en el artículo 156 del Código Civil, que contiene en su apartado 5º una norma de cierre para cuando no resulte regulado su ejercicio en caso de que los progenitores no convivan. La limitación del ejercicio a uno solo de los progenitores adoptada en resolución judicial supone una excepción al régimen general de titularidad y ejercicio conjunto que exige la concurrencia de especiales circunstancias que así lo aconsejen.

En el caso de autos, el padre custodio solicita que se prive a la madre de la patria potestad sobre su hijo en lo concerniente a las decisiones relacionadas con la formación académica del menor alegando su dificultad para entender y hablar el idioma español.

Dicha pretensión fue estimada en primera instancia. Sin embargo, la Audiencia considera que las limitaciones de la progenitora en el conocimiento del idioma español no justifican en modo alguno una restricción del ejercicio de la patria potestad, dejando sin efecto dicho pronunciamiento.

Con independencia de dichas limitaciones en el idioma, la madre debe participar en la toma de decisiones que afectan a la formación de su hijo menor. Además, su desconocimiento del idioma español no es tan acentuado como alega el padre, habiéndose dirigido al Tribunal en español de una forma suficientemente fluida para ser entendida.

A mayor abundamiento, la Audiencia no considera acreditada la alegada nula implicación en la escolarización de su hijo, siendo posible que, dada la mala relación existente entre los progenitores, el padre no consultara con la madre la decisión sobre el centro escolar al que debía acudir el menor.

En consecuencia, al no concurrir causa justificativa alguna de la limitación en el ejercicio de la patria potestad a uno de los progenitores, ambos adoptarán de mutuo acuerdo las decisiones importantes relativas a su hijo menor, incluyendo aquellas que estén relacionadas con su formación académica.

FUENTE: http://noticias.juridicas.com/actualidad/jurisprudencia/13888-la-dificultad-de-la-madre-para-entender-y-hablar-espanol-no-es-causa-para-limitar-el-ejercicio-de-la-patria-potestad/

«¿Quién ha producido un hematoma a mi madre?», una de las quejas que ocultó la dirección de Los Nogales

El hijo de la anciana maltratada en la residencia de Los Nogales envió más de seis escritos protestando por la situación de su madre

Imagen del último escrito de Francisco a la dirección de Los Nogales. EL MUNDO

Media docena de escritos desde 2017 hasta mediados de 2018 en los que se hablaba de hematomas, muelas y gafas rotas o bufandas demasiado apretadas al cuello. Son las quejas que Francisco Polonio envió a la dirección de la residencia de Los Nogales por el trato que estaba recibiendo su madre.

«Solicito que me digan, ¿quién ha producido un hematoma a mi madre?». Así comienza la última carta manuscrita que Francisco Polonio remitió a Los Nogales antes de que su madre falleciera en el centro dos semanas después. Los médicos le comunicaron que fue de un ictus pero los facultativos del Hospital Ramón y Cajal no pudieron confirmarlo. «El maltrato a esas edades afecta mucho, se quieren morir más rápido», cuenta Francisco a EL MUNDO.

Un maltrato que comenzó casi desde que ingresó a su madre en 2015 según informa el hijo de J. M. y que continuó hasta sus últimos días. En sus misivas se habla de bufandas apretadas, rodillas hinchadas, hematomas variados y otras cuestiones que le obligaron incluso a recurrir a consultas a centros de salud en las que le dan consejos para atajar «sangrados de nariz».

La dirección siempre señalaba a su madre como la posible responsable de lo que le ocurría. Que podría haber sido ella la que se había partido las gafas, que si el hematoma de la muñeca era de la pulsera de localización que llevan los residentes, que si las rozaduras no eran tales sino herpes y también le hacían recomendaciones como que no le pusiera bufandas a su madre sino bragas de cuello para que ella no se las apretase.

La contestación más inverosímil se produjo en 2016 cuando, cansado de los moratones que el hombre veía en los brazos de su madre, dejó un móvil grabando para ver cómo se los producía. Al ver en los tres vídeos que grabó que un auxiliar del centro azotaba a su madre fue a quejarse a la dirección y le respondieron que «era una manera de dar cariño».

EL MUNDO ha conseguido hablar con un ex trabajador de la residencia que estuvo 15 meses allí y que trató a la madre de Francisco. «Lo dejé cuando terminó mi contrato porque no quería seguir trabajando allí», declara este auxiliar de enfermería. Un hombre que explica que esos malos tratos «son habituales» entre varios de sus compañeros de Los Nogales y que son «maltratadores de gente que saben que no se pueden defender», manifiesta.

Este hombre revela que la Policía ya le ha tomado declaración respecto a la investigación que ha puesto en marcha la Fiscalía de Madrid tras recibir los vídeos, el escrito y las fotografías que denuncian las agresiones en este centro geriátrico.

Estos hechos no son exclusivos de la residencia que el grupo Los Nogales tiene en el distrito de Hortaleza. Al parecer, entre 2015 y 2019 se han interpuesto cinco sanciones por parte de la Dirección General de Atención a la Dependencia y al Mayor por una cuantía total de 74.988 euros. Son sanciones a cuatro centros de esta compañía.

Las sanciones se produjeron porque el ratio de personal exigido en el pliego de condiciones del contrato estaba por debajo de lo fijado que es de 0,42 de personal de atención directa.

Algo que les suena a los familiares de los residentes de la residencia donde se produjeron los hechos denunciados por la Fiscalía. «A nosotros nos dicen que apenas son cinco para el ala en la que está mi suegra que es totalmente dependiente», explica Antonio, un familiar de una interna. Ahora que ha salido todo esto familiares como Antonio tienen miedo de que el maltrato que sufrió la madre de Francisco y que confirmó este ex trabajador haya sido lo habitual en el resto de residentes.

En el día de ayer se publicaron dos comunicados, uno por parte de la directora del centro y otro por parte del comité de empresa en los que se pedía que la labor de «gran equipo» no se viera «enturbiada por la falta de escrúpulos de alguna persona» y se habla de que el resto de trabajadores no «merecen ser menospreciados, ni calumniados en su conjunto por unos hechos que por todos son condenables».

FUENTE: https://www.elmundo.es/madrid/2019/04/13/5cb0aa9021efa0467f8b45df.html

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política legal y de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies