Etiqueta: detective gratis

Detective gratis

Deberías saber que en este mundo todo se paga, sea en oro, en tiempo o en sangre. Nada sale gratis. «Legado» (2011)

Christopher Paolini
El detective privado es una pieza fundamental en procesos judiciales

Quiero un detective gratis

Pues eso, querido lector, es imposible. Los detectives privados somos profesionales liberales como lo pueden ser los de cualquier otro gremio, como los abogados o los electricistas y desarrollamos un trabajo bastante complicado y exhaustivo como para tener que ir regalando nuestro tiempo o venderlo a precios de risa.

Dicho esto y para no faltar a la verdad, hay que decir que el hermetismo del oficio hace que no se conozca la profesión como debería y la imagen que percibe el público en general es la que reciben por medio de las películas o los medios de comunicación cuando hay algo que falla y hay que vender sensacionalismo y carnaza de la buena.

Pero… Es un servicio caro, ¿verdad?

Depende de lo que usted entienda por caro. ¿Quiere usted ganar ese juicio?, ¿Quiere esa custodia que tanto ansía?, ¿Quiere tener razón en una negociación privada?, ¿Le están engañanado en su negocio y quiere saber qué, quién y cómo?… Pues sepa que los informes que redactan los detectives sirven para todo esto y muchícimo más, ya que:

  • Contratando los servicios de un detective obtiene un informe que en un juicio tiene consideración de «testimonio cualificado». Da un peso, por consiguiente, a sus pretensiones o a su defensa que no se consigue con simples testigos.
  • Siempre obtendrá la verdad. En un informe no hay «conclusiones» ni «especulaciones». Sólo la verdad pura y simple, siempre acompañadas de las pruebas en forma de fotos o vídeos que respaldan el desarrollo del informe.
  • Si tiene una empresa y alguien le está engañando o quiere saber quién se la puede jugar a futuro, no hay mejor forma que recurrir a los servicios de un profesional de la investigación privada.

Es por este tipo de cosas por lo que poner un precio justo, es percibido por el cliente como un abuso o un servicio «caro», pero también hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Tiene a su entera disposición a una persona, las 24 horas del día, para cubrir su principal necesidad y preocupación. Llueva, nieve, haga frío o haga un calor insoportable.
  • Le va a informar practicamente en tiempo real de los sucesos que van aconteciendo
  • Le va a asistir en un juicio para la ratificación del informe de investigación, dando una fuerza que no puede conseguir por otros medios probatorios.
Una correcta planificación es vital para presupuestar un servicio

La planificación

Las personas, en general, piensan que con una llamada telefónica del tipo «cuanto me cobran por XXX servicio» es suficiente para recibir presupuesta. Nada más lejos de la realidad. se necesitan conocer detalles de la persona o la situación que se va a investigar, conocer patrones de conducta, hábitos, lugares por los que se mueve la persona investigada, reseñas físicas para identificar objetivos, etc. Sólo teniendo información veraz en la mano se puede presupuestar un servicio de investigación.

Recuerde: cuanta más información y más fiable sea, más ajustado será el precio. No hay atajos ni otra forma de hacerlo.

«Es que esto es muy fácil»… Si pudiera lo haría yo mismo…

No hay nada fácil en la vida. Todo asunto tiene complicaciones cuando se trata de ver sin ser visto y documentarlo todo en soporte audiovisual. Las técnicas, elegir bien el sitio adecuado para poder llevar a cabo las indagaciones y el resto de asuntos que, normalmente, no se tienen en cuenta o no se informa por parte de los clientes, dificultan muy mucho el desarrollo de una investigación. Es muy fácil investigar una persona, pero si su actividad profesional es delictiva o se mueve por zonas conflictivas o peligrosas, se convierte en un riesgo a valorar. Y a presupuestar.

Es por esto por lo que nada es fácil ni mucho menos sencillo. Si usted intenta hacer de «detective amateur» no sólo obtendrá malos resultados, sino que la persona sobre la que quiere conocer algún detalle o aspecto de su vida se terminará dando cuenta que alguien la sigue (o persige, que es mucho peor) y se verá expuesto a posibles denuncias por acoso o a algo muchísimo peor. Eso sin tener en cuenta que si decide contratar a un detective con posterioridad, esa persona estará «quemada» y sobre aviso. De nuevo, más problemas y más precauciones que implican más monto económico en el presupuesto. Recuerde: lo barato sale siempre caro.

En conclusión

Si alguna vez se ve en el desagradable momento de tener que recurrir a los servicios de un investigador privado, tenga en cuenta, antes de llamar, que no hay atajos ni fórmulas mágicas. Que todo tiene un precio y que nada es fácil ni sencillo. Piense en el valor que tendría el «tener la razón» en un juzgado o el valor de esa custodia que le han retirado de forma injusta. Piénselo. Y luego llame al profesional.

Detectives y Justicia, ¿pareja de hecho? 

La Justicia de la España del siglo XXI mira de reojo a los profesionales que llevan su verdad y pericia a estrados contratados por algún litigante. En juzgados, no nos engañemos, son dogma los atestados policiales y dictámenes de forenses o periciales. Tienen presunción de veracidad oficial. Pero a veces hay más dogma que verdad en lo institucional.

La buena fe, se supone, antecede al pleito. Una bombilla entre tinieblas la enciende un personaje estereotipado. Hablamos del detective privado. La vis terrenal del sabueso entraña eficaz herramienta para nuestra Justicia. Es rentable por barato; sus informes (litigation support) ayudan al litigio. 

En 2019 los detectives son casi 5.000 licencias, con 50% de actividad entre hombres y mujeres. La mejor conexión del detective de ficción y el de verdad es como lo definió Germán Areta (Alfredo Landa-El Crack II- J.L.Garci): ‘Trabajo mucho, duermo poco. Y lo que veo no me gusta’.  

El Art. 265.1.5 de Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) les considera ‘testigos cualificados’. En su Art. 214.1 permite al cliente del detective incluirlo en costas, si logra condena. Sale gratis al que gana.    

El Tribunal Supremo (TS) reitera jurisprudencia sobre detectives como ‘testigos privilegiados’, les obliga a decir verdad de lo grabado, fotografiado, visto o copiado respetando intimidades. Las normas de protección de datos personales europeas (Reglamento UE 16/679) y españolas (LOPD 15/99) estrechan el campo al investigador.

Pero, paradójicamente, es un filón para detectives las intimidades públicas en ‘redes sociales’, mensajerías telefónicas abiertas e internet. La fiabilidad de muchas de esas fuentes (OSINT) es contrastada a priori. Por ello es una inversión contratar a un detective. 

Las principales quejas del detective independiente de igualas, resultados predeterminados o ‘a la carta’ son los intrusos y competencia desleal de colegas que tiran precios o defraudan sin agencia. Las reivindicaciones son investigar delitos si la Justicia lo admite, lo requiere la víctima o acusado/s sin caer, ni de lejos, en policías paralelas. También, instaurar el ‘detective de oficio’. Así, la ciudadanía aporta pruebas ante la injusticia o el pisoteo de sus derechos. 

La Justicia sevillana (Juzgado nº 7 Familia) creyó al 100% un informe de detective condenando a costas, algo insólito, a un padre que pretendía reducir al mínimo pensión alimenticia ocultando patrimonio millonario que destapó el investigador. La factura del detective se incluyó en costas.

https://www.diariodesevilla.es/sevilla/paga-detective_0_896910496.html  

La pareja virtual Detective-Justicia debe tener más cercanía. Ya consta el respeto y sensibilidad de quienes acusan y juzgan. Especialmente, desde que una mayoría femenina (juezas, secretarias -hoy LAJ- y fiscalas) separan verdad y hechos de trucos, charlatanería togada o pruebas ‘teledirigidas’ que se desvían del foco procesal. 

Esa pareja, que creemos de hecho, Justicia-Detective proyecta el talante de neutralidad que este modesto investigador aprecia en la Ley que aplican profesionales rigurosos. Las películas y novelas sitúan al detective perseguido por policías celosos de su campo. Dejemos que sigan en su –también- riguroso trabajo que evita y combate el delito. Cabemos, todos y todas, en la Constitución y en una Justicia más iluminada con ese detective que hace décadas no persigue infidelidades, ni acosa, ni lleva gabardina.  Sólo intenta ayudar a que la Justicia tenga más dónde decidir.              

P.S Para evitar sorpresas, si algún/a lector/a necesita contratar un detective debe pedirle su licencia del Ministerio del Interior, en una agencia física y recibir copia del contrato donde conste objeto, precio y plazo operativo. De lo contrario, estará en manos de algún intruso con sólo palabrería.

FUENTE: https://www.diariodesevilla.es/juzgado_de_guardia/opinion/Detectives-Justicia-pareja-hecho_0_1338166795.html

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política legal y de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies
EnglishEspañol